Joy Dior es una fragancia cristalina, alegre y generosa que promete causar sensación. Un lanzamiento muy esperado con la actriz Jennifer Lawrence como imagen del perfume.

Su salida al mercado marca todo un hito para la lujosa firma francesa, que llevaba ya casi 20 años sin lanzar un perfume original.

Perfume mujer Joy Anuncio

Joy by Dior

Dior sorprende tras casi dos décadas centrando su estrategia en lanzar flankers y versiones anuales de perfumes icónicos de su colección. En 2018 finalmente se decanta por la creación de un nuevo perfume original con Joy Dior. Se echaba de menos que apareciesen nuevas sagas de perfumes en la maison, aunque el hecho de que no tuviese la necesidad de lanzarlos se explica por el tremendo éxito de su catálogo de perfumes sobre los que elaborar nuevas fragancias.

Joy supone todo un reto para Dior. El último lanzamiento de la firma fue el perfume super ventas J’Adore. Con eso no hace falta decir nada más. El listón es muy alto y todo el mundo lo sabe.

Pero que nadie se engañe: con Joy los riesgos son muy bajos y la calidad del resultado muy alta. Todo apunta a que Dior sabe muy bien lo que está haciendo. Es una apuesta con todas las de ganar.

Perfumista

François Demachy lleva ya 12 años en Dior. Durante todo este tiempo ha tenido la oportunidad de dejar su asignatura y huella en las creaciones olfativas de la casa.

Su reto con Joy es colocar a Dior bajo los holofotes otra vez en el mundo de la perfumería de lujo, enmarcando su potencial creativo y personalidad a la identidad y tradición de la casa.

Demachy es famoso por su gusto exquisito y por no negociar con la calidad de las materias primas usadas en sus creaciones.

En sus propias palabras, “dar vida a un nuevo perfume Dior es todo un acontecimiento. Tanto para la maison en su conjunto como para mí. Debe reunir y deleitar a mujeres y hombres.”

Así que todos los dados para la gran jugada de Damachy y Dior están lanzados.

El concepto

Dior Joy quiere expresar un sentimiento tan sencillo a la vez que tan sublime: la alegría. Su misión es ofrecer una interpretación olfativa de la luz.

Para François Damachy, este perfume “se asemeja a ciertos cuadros puntillistas con una riqueza técnica precisa, pero sin llegar a ser pesada.”

Es decir, su propuesta olfativa tiene múltiples matices y facetas sin llegar a ser demasiado complejo o cargante.

Y es verdad que el juego entre sencillez y complejidad marca el tono de la fragancia desde su apertura. Pero la expresión final es clara, evidente, translúcida. Alegre.

¿Y qué significa alegría? Pues nada más que una pequeña palabra casi incapaz de describir la más enorme emoción.

¿Cómo huele?

Es imposible negar que Joy de Dior intenta dialogar con el mítico perfume de los años 30 Joy de Patou, un portentoso bouquet de flores que sin lugar a duda personifica la grandiosidad de la alegría de vivir.

Pero en la creación de Dior, la expresión floral es bastante más discreta, limpia, moderna. Un recuerdo de que la alegría también puede ser sencilla y estar en las pequeñas cosas.

La fragancia tiene la típica apertura cítrica de mandarina y bergamota, que se presenta como una explosión frutal que luego se va dispersando mientras el corazón floral gana cuerpo.

El el centro de la fragancia notarás la mezcla de rosa y jazmín, las mismas flores del mítico perfume de Patou. Pero aquí la expresión floral es muy actual, hecha para gustarte a ti y a todo el mundo.

Sin protagonismos excesivos ni acordes disonantes, notarás algo aquí, algo allí, otro matiz allá.

Y en ese sentido la propuesta creativa de recrear un cuadro puntilista se ejecuta mientras la fragancia se asenta sobre tu piel, abriendo espacio al fondo de maderas y ámbar.

El resultado final es una fragancia floral-amaderada-ambarina que, siguiendo las líneas más conservadoras de la perfumería moderna, recrea la sensación de “segunda piel”. De tal manera que a cualquier mujer se sienta cómoda al llevar esta fragancia.

Joy no está hecho para sorprender, sino para gustar. Así de sencillo.

Frasco

Frasco Perfume Joy Dior

Su frasco mantiene la característica forma cilíndrica que la maison emplea en sus Colecciones Dior y sobre todo en la serie de perfumes masculinos Sauvage.

Su base es gruesa con la misma tonalidad rosa pastel del líquido. El tapón es el responsable de darle carácter y personalidad propia al conjunto. Plateado y también cilíndrico pero con relieve de hilos envolventes.

En el centro del frasco con gran destaque el nombre del perfume, enmarcando el nombre de Dior dentro de la O.

Es resumen, es un frasco sencillo en sus formas pero que derrocha una sofisticada elegancia en los detalles para transmitir delicadeza y energía. Otra vez el juego entre complejidad y sencillez.

El frasco y todo el concepto creativo traen un aura de renovación dentro de la marca francesa de perfumería para adaptarse a los nuevos tiempos y nuevos gustos. Y sobre todo para captar la atención de las chicas más jóvenes

Publicidad

¿Y qué mejor elección para conectar el perfume a las consumidoras más jóvenes que no Jennifer Lawrence? La multipremiada estrella del momento es la embajadora definitiva de la marca para los nuevos tiempos.

Christian Dior no pudo estar más acertado con la elección de la imagen del perfume. La cara de la norteamericana está indisolublemente asociada a Joy gracias a su éxito cinematográfico del mismo nombre, una divertida comedia en la que interpretaba a una supermadre que con dos hijos fue capaz de montar un imperio con sus inventos.

Lo que el tiempo nos dirá es si Lawrence será capaz de quedar eternamente asociada a Joy así como Charlize Theron lo hizo con J’Adore y sus baños de oro.

Jennifer Lawrence Perfume Joy Dior

Cuéntanos qué opinas del Joy Dior si ya tenido ocasión de probarlo.

© Todos los derechos reservados 2013-2018.
Joy Dior, alegría de la luz
7.8Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votes)
7.8

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.