Ô de Lancôme es una clásica colonia hespéride muy fresca y veraniega. Evoca el olor de un paseo agradable por el campo en los meses calurosos del año. Ô es la propuesta fresca, suave, elegante y atemporal de Lancôme para el Verano.

O de Lancome Perfume femenino

Aunque los primeros perfumes de Lancôme vieron la luz nada menos que en la Exposición Universal de Bruselas en 1935, esas fragancias y algunas de las que vendrían después han sido descontinuadas y sustituidas por las más nuevas.

Ô de Lancôme

No es el caso de Ô de Lancôme, colonia de 1969 que se ha convertido en uno de los clásicos de la casa francesa junto a perfumes como Trésor (la primera versión fue de 1952) o ya más recientemente Poême de 1995.

Entre los años 60 y 70 vemos la aparición de muchas eaux de toilette cítricas, frescas y ligeras. Las tendencias marcan que cada gran casa de perfumería tenga al menos una de estas fragancias y por eso Rochas presenta su Eau de Rochas en 1970, Dior tiene Eau Sauvage (1966) para ellos y Diorella (1972) para ellas, y Chanel lanzará Cristalle (1974). Entre otras.

Robert Gonnon es el perfumista elegido para Ô de Lancôme. Se sigue la fórmula de moda con cítricos, flores, algunas notas aromáticas y un fondo terroso, utilizando además notas acuáticas florales para mantener el carácter ligero y estival.

En cuanto al nombre, Ô hace un guiño a “eau” del francés, a la exclamación ¡Oh! de sorpresa, y también a la ô de Lancôme ―acento incluido para mantener más vivas sus raíces francesas―.

¿Cómo huele Ô de Lancôme?

Limón, jazmín, vetiver y musgo de roble son algunas de las credenciales de Lancôme para crear este perfume mítico, versátil y ligero.

La salida de Ô de Lancôme es muy potente y fresca gracias a la explosión de cítricos. Sobre todo el aceite esencial de petit-grain (extracto de naranja amarga), la mandarina, la bergamota y el limón.

Esta primera fase es aldehídica y tonificante. Del frasco sale como un soplo de aire fresco sobre nuestra piel que delata la clara vocación veraniega de este perfume.

Al poco tiempo de la explosión cítrica, Ô de Lancôme se transformará en una fragancia floral-herbal muy aromática gracias a la nota de hedione: la molécula química de jazmín con carácter acuático. Pero también tendrá un papel relevante la madreselva y el muguet. Comparten espacio con un contraste verde herbáceo aromático de las notas de cilantro, albahaca y romero.

Para dar su distintividad y elegancia, Ô se apoya en una composición de fondo terrosa y amaderada. Se emplean el musgo de roble, ámbar gris, vétiver y madera de sándalo. En la versión original este acabado era más oscuro y denso, pero la reformulación de los noventa le ha dado un carácter algo transparente y ligero.

Aunque comercializada como fragancia para mujeres, Ô de Lancôme no tiene notas abiertamente femeninas, y de hecho hay algunas que se usan con frecuencia en las colonias para hombres como los detalles aromáticos o las maderas. Por eso puede considerarse como de uso unisex, eso sí entendiéndolo como un perfume claramente veraniego para ambos sexos y quizás algo más polivalente para su uso por mujeres.

Ô de Lancôme ha envejecido fantásticamente. Se ha reformulado para adaptarse a los nuevos estándares de la IFRA (la Asociación Internacional de Fragancias). Tiene un aroma clásico pero atemporal, apto para exteriores e interiores y por supuesto de diario para los meses de primavera y verano.

Con el tiempo, la fórmula pierde su novedad y se convierte en una elección algo más genérica ante la cantidad de colonias frescas de verano que hemos olido ya alguna vez. Sin embargo, Ô de Lancôme tiene la ventaja de estar muy bien hecha y mantener el nivel de calidad de la firma francesa.

No tiene un límite de edad definido y su presencia es bastante suave y poco persistente. Para personas elegantes y discretas será una elección fantástica incluso para el día a día de otras estaciones más allá del Verano.

Sigue encontrándose con bastante facilidad en las perfumerías online y en tiendas de perfumes.

Opiniones de Ô de Lancôme

Ô es un perfume con muy buena aceptación y opiniones. No en vano se mantiene desde hace más de medio siglo en las estanterías de las perfumerías de medio mundo.

La salida explosiva de cítricos y hierbas es muy apreciada. Hay quienes la encuentren demasiado fuerte y llamativa pero en realidad esta etapa dura poco y el perfume se suaviza bastante al poco tiempo de aplicarlo. Esto es para algunas un punto negativo ya que echan en falta que esta primera fase fresca dure un poco más o evolucionase de una forma algo más perceptible.

La evolución del perfume es bastante apreciada. La madreselva y el resto de notas herbales matiza el inicio cítrico y no permite que sea demasiado amargo en ningún momento. Se mantiene delicado y elegante en esta fase en la que las notas amaderadas de la base van cogiendo las riendas.

Su proyección es moderada, perfecto para meses cálidos y con un claro matiz unisex para muchos sobre todo para estos días calurosos.

Su principal similitud sería Eau de Rochas, con el que se diferencia por ser algo más especiado y amaderado. También se le encuentran parecidos con el Diorella original de Christian Dior, aunque Ô tendrá una salida más explosiva en cítricos que Diorella y una evolución más suave y discreta.

En definitiva es un perfume que muchas y muchos han visto muchas veces y cuando se deciden a probarlo descubren un clásico atemporal muy agradable y llevadero. El rango de edad es bastante amplio, así como su ya comentada versatilidad unisex. Cualquiera puede probarlo y engancharse a Ô en los meses calurosos.

Frasco

Frasco O de Lancome

El frasco en forma de columna creado por Serge Mansau representa bien la idea fresca de la colonia. Su apariencia es transparente y algo verdosa como el agua de un estanque, y los dibujos esculpidos en el cristal en forma de torbellino. El nombre del perfume aparece alrededor del cuello, justo debajo del vaporizador.

Versiones

Ô de Lancôme viene en formato eau de toilette y tamaños de 75 y 125 ml. Su gama de baño incluye una leche para el cuerpo y el gel perfumado de ducha.

De las versiones descontinuadas, se lanzó Ô Intense en 1986 con una presencia más fuerte de flores como rosa, ylang ylang o iris sobre una base que añade haba tonka y almizcle. Diez años más tarde aparece Ô de Lancôme Pour Homme, la versión masculina y también cítrica y fresca.

De las versiones que siguen a la venta destacamos:

Ô Oui de 1999 es la primera, compuesta de flores blancas, con jacinto acuático, pero también piña, pera, madera de cedro y almizcles blancos.

Ô d’Azur en 2010 incluye bergamota de Sicilia, pimienta rosa, peonía, rosa damascena y semillas de hibisco.

Ô de L’Orangerie (2011) es el último flanker de la colección. Se trata de un homenaje a la naranja a través de flores de azahar, notas cítricas y una sensación luminosa y suave que acaba en una capa de benjuí y madera de cedro.

Publicidad

De entre las últimas musas del perfume, Daria Werbowy es la elegida en 2011 para presentar la campaña de Ô de L’Orangerie, rodeada de sol y naturaleza con un feeling muy positivo. El an anuncio de la televisión de 1991 la modelo juega con el perfume y se columpia alegremente mientras suena una opereta-pop muy noventera. No os perdais el anuncio.

¿Y a ti que te parece Ô de Lancôme? ¿Listos para el verano?

© Todos los derechos reservados 2017.
Ô de Lancôme: todo un clásico del Verano

Marca: Lancôme

Año de lanzamiento: 1969

Familia olfativa: Cítrico amaderado

Perfumista: Robert Gonnon.

Notas de fondo: Musgo del Roble, Sándalo y Vetiver

Notas de salida: jazmín, madreselva, limón, mandarina y bergamota

Notas de corazón: albahaca, romero y cilantro

Notas de fondo: sándalo, vétiver y musgo de roble.

Personalidad: fresco y limpio

Perfume Precio: 50€ aprox. (por 75ml)

Aprobación de consumidores7.3
Perdurabilidad en la piel6.2
Proyección (rastro)5.6
Popularidad7.4
Frasco7.6
6.8Nota Final
Valoraciones: 4
5.4

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.